¿PARA QUIÉN ES?

Salud
La Técnica Alexander puede beneficiar a personas que padecen trastornos músculo-esqueléticos (dolor muscular o articular, hernia discal, tendinitis, lumbalgia, dolor cervical, etc). También puede ayudar a quienes padecen estrés, fatiga, problemas respiratorios, afonías, falta de vitalidad, etc. Así como también es una excelente herramienta para las mujeres embarazadas, tanto antes, como después y durante el parto.
Arte
La Técnica Alexander ayuda a los artistas a prevenir las lesiones asociadas a sus disciplinas profesionales (músicos, cantantes, actores, bailarines, directores de orquesta, etc), así como a afrontar el miedo escénico y a desarrollar su potencial artístico. La Técnica forma parte del currículum de numerosos y destacados conservatorios superiores de música, así como escuelas de teatro, danza y canto en diversos países de todo el mundo. 
Educación
La Técnica Alexander se enseña en escuelas, centros de formación profesional y universidades de todo el mundo, aportando consciencia, presencia y corporalidad en cualquier proceso de aprendizaje siendo aplicable a todas las edades. Para ver un listado internacional de centros donde se enseña haz click aquí.
Deporte
Cada vez son más los deportistas, tanto profesionales como amateurs, que utilizan la Técnica Alexander para mejorar sus resultados. Por ejemplo, el equipo británico de remo ganó la medalla de oro olímpica en 2004 después de recibir clases de Técnica Alexander. También la medalla de oro holandesa en Taekwondo. En el Reino Unido, corredores, nadadores, esquiadores y lanzadores de peso, han mejorado con las clases. Entre los beneficios están: mejorar el estado físico general, mejorar la técnica y destreza, prevenir lesiones y facilitar las recuperaciones. También destacan las aplicaciones en el golf, la natación, el surf, el ciclismo, la gimnasia y el atletismo. 
Empresa
La Técnica Alexander aporta un nuevo enfoque a la prevención de riesgos laborales (PRL). La organización empresarial que decide formar a sus trabajadores en Técnica Alexander, tanto dentro como fuera del puesto de trabajo, se puede beneficiar con la reducción de bajas laborales por trastornos músculo-esqueléticos, la disminución del estrés y la mejora de la comunicación y el clima general de la empresa.  
Desarrollo Personal
Cuando tenemos el deseo de cambiar y mejorar la calidad de vida, la Técnica Alexander favorece un profundo proceso de auto-conocimiento y transformación. Ayuda a mejorar las habilidades comunicativas, desplegar el propio potencial, la autenticidad, la consciencia y la evolución como ser humano.